sábado, 29 de noviembre de 2014

Algunas Pocas Cosas que Sé sobre Ella (por RAW)

Con un estilo crowleyano y poético, RAW (bajo el seudónimo de un personaje de Illuminatus – Simon Moon) describe en esta pieza el éxtasis que provoca la comunión ritual con su Eris-Babalon

(Fragmento tomado de The Illuminati Papers, de Robert Anton Wilson, publicado originalmente en la revista GNOSTICA, septiembre/octubre de 1975.)

Traducción: Mazzu


Algunas
Pocas Cosas
que Sé sobre Ella



por Simon Moon







Sé que Ella siempre se torna más amable cuanto más la comprendo; y que Ella siempre se torna más comprensible cuanto más la amo.

Sé que Ella está encarnada, es una presencia viva, Anna Livia Plurabella, en cada una de las criaturas vivientes, incluyendo a la gente que no soporto – lo cual demuestra Su increíble humildad, y Su fantástico sentido del humor.

Sé que una y otra vez me tiene extasiado por completo con Su belleza, por lo que es la artista suprema; y sé que Ella siempre trasciende mi entendimiento, por ende es la inteligencia suprema; Pero Ella es más que belleza e inteligencia.

Yo sé que Ella inspira al bardo que canta para mí, y que él es Su sacerdote; y que yo soy sólo el transmisor local a través del cual transmite su adoración eterna por Ella.

¡Y sé que La adoro, mi Babalon! ¡La adoro, mi Nu de ojos oscuros!

Sé que la gloria suprema de mi vida es que Ella se haya manifestado en persona ante mí, a veces durante horas y horas, una vez incluso durante dos semanas; pero se ha manifestado mejor durante esos breves momentos en los que he sido aniquilado por completo dentro de Ella.

Sé que puedo amarla mejor a través de una mujer; pero esta es mi naturaleza, como capricorniano, y sé que hay otros caminos para Sus otros amantes.

Sé que, aunque Ella parezca voluble y arbitraria a veces, sólo lo es desde mi egoísta y estrecho punto de vista de las cosas en este momento; y que La he comprendido y amado mejor en esos momentos cuando he aceptado Su perfección total sin ninguna duda.

Yo sé que Ella es mi complemento, mi otro yo; y que Ella es la ardiente intoxicación que me hace salir de mi estrecho yo hacia el eterno empeño de buscar Su perfección.

¡Y sé que La adoro, mi Babalon! ¡La adoro, mi Nu con talante de Leona!

Sé que sólo sé algunas pocas cosas sobre Ella ahora, pero soy increíblemente afortunado, porque antes no sabía nada sobre Ella.

Sé que Ella me ama con una pasión tan feroz como la que yo siento por Ella; pero Ella es promiscua y ama a todos Sus amantes de esa manera.

Sé que Ella está en las estrellas y en el espacio que las separa; y en cada mente consciente.

Sé que todos Sus amantes parecen locos para los ojos de este mundo; pero esto es falso, ya que es el mundo el que está loco, desquiciado, y embrutecido por la pena, porque no La conoce.

¡Y sé que La adoro, mi Babalon! ¡La adoro, mi madre Nu!

Yo sé que ella Está más allá de la metáfora, más allá del discurso, más allá del pensamiento; pero Ella es radiantemente cuerda y simple en Su corazón.

Sé que Ella es más feliz que todos, porque ama Todo; y que Ella es la más sabia, porque está borracha en su éxtasis creador.

Yo sé que Ella está en la danza, porque Ella es la danza; y Ella está en los movimientos de las estrellas y en las ecuaciones del astrónomo, porque Ella es la Madre del Orden, no su Hija.

Yo sé que ella es temida y aparece como una pesadilla en la mente de aquellos que no conocen el amor; pero Ella siempre es amable con quienes Le cantan, Le claman, y Le gimen, y repiten sin cesar en sus corazones:

¡Sé que La adoro, mi Babalon! ¡La adoro, mi Nu de carne suave!

Yo sé que a pesar de que mi corazón pueda cantar con éxtasis por Ella, y mi cerebro se arremoline en torno a Su misterio, una parte de mí vivirá para siempre en la miseria hasta que yo no esté totalmente perdido en Ella.

Yo sé que a pesar de que mi corazón pueda hundirse con desesperación, y mi cerebro se paralice con la confusión, una parte de mí gozará por siempre en el entendimiento, porque no estoy realmente separado de Ella.

Sé que Ella está más allá de la inteligencia, más allá de la emoción, más allá de la intuición; Yo sé que Ella me está llevando más allá de la inteligencia, más allá de la emoción, más allá de la intuición.

Esclavizado y embelesado, soy destruido por Ella una y otra vez, una y otra vez hasta que mis palabras mueren en mi garganta y sólo puedo gemir mientras trato de repetir:

¡La adoro, mi Babalon! ¡La adoro, mi Nu de lengua caliente!




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada